Los impuestos de la Nueva Normalidad y sus efectos.

Como ya sabrás, hace unos días se pusieron en marcha los nuevos impuestos fiscales para plataformas digitales en México.

Esta iniciativa fue propuesta en 2018, con el objetivo de que las empresas extranjeras que ofrecen servicios digitales en México (Uber, Didi, Netflix, Spotify, Uber Eats etc.), paguen impuestos en todas sus transacciones , cobrando el 16% de IVA.

Como era de esperarse la percepción de los usuarios no fue la mejor, sobre todo porque esta ley entró en vigor durante el confinamiento que generó el COVID-19 en nuestro país (y que hasta hoy continúa), en pleno aumento de servicios de streaming, comida a domicilio, negocios cerrados o en quiebra, falta de apoyo y un largo etc.


Pero ¿Cómo afectan estos impuestos a tu bolsillo? La lógica indica un aumento de precios de estos servicios digitales, pero el efecto va un poco más allá, y para
explicarte, quiero centrarme en el mercado de los alimentos, específicamente el de los restaurantes.


Los servicios de entrega de alimentos a domicilio como Uber Eats, cobran una comisión a los restaurantes afiliados del 25% al 35% sobre el total del pedido. Por ejemplo, un restaurantero que vendía una pizza de 100 pesos mexicanos (5 dlls americanos aprox.) a través de esta app, recibía únicamente 70 pesos de ese total.


Ahora, todos los inscritos a este tipo de servicios, se les ha sumado a esta comisión el IVA y el ISR, lo que se traduce en un 40 o 45% de comisión sobre la venta total aproximadamente.


Sí, pueden sonar como un abuso, sobre todo cuando el empresario tiene que pagar renta, luz, insumos, salarios e impuestos.


¿Qué nos deja todo esto? Primero, quiero dejarte en claro que no estamos en contra del pago de impuestos, creo que en toda sociedad, es importante que cada persona
cumpla con sus obligaciones y la economía digital debe de regularse sobre todo cuando el único que paga impuestos es el empresario o el usuario.


Ahora bien, los usuarios y consumidores tienen el derecho y la fortuna de decidir que pagar, cuando pagar y con quien contratar.

Es necesario que negocios como estos cambien y se adapten a una nueva realidad (si, otra vez), sino tienen la posibilidad de contar con tu propio sistema de entrega es
urgente que pongan en marcha estrategias que puedan controlar como campañas de consumo local, publicidad, promociones etc. Que la entrega a domicilio a través de una aplicación sea la última opción para no incrementar sus precios en los alimentos.

Como consumidor y usuario de estos servicios seamos solidarios con los negocios de nuestras ciudades, impulsar la economía local puede ser la diferencia para que pronto volvamos a una nueva y mejor realidad.